Nueva encuesta del CIS, y nueva comprobación de como el PP y PSOE acercan sus porcentajes en cuanto a intención de voto, todo esto a un año de las elecciones generales.

La estrategia del PP parece estar funcionando desde que perdieran las últimas elecciones: radicalizarse para mantener su base de fieles votantes; de esta forma sólo han perdido 0.2% desde el 14-m.

El desgaste socialista en el Gobierno se está dejando notar: 4 puntos menos que en las elecciones del 14-m. De forma que en realidad la distancia entre PSOE y PP se reduce a 1.2% a favor de los socialistas, o lo que es lo mismo, empate técnico.

Como siempre, la clave estará en la participación en las elecciones, ya que a un año de distancia estas encuestas no son más que meramente informativas. Ya se sabe que con mucha participación ganará el PSOE, mientras que con una participación baja, el vencedor sería el PP; es ahí donde está la tarea de cada uno de los partidos.

En cuanto a valoración de líderes: los tres aprobados son por orden descendente: Fernández de la Vega, Pedro Solbes y Rubalcaba. Zapatero se queda con un 4.93, subiendo casi 2 decimas, y Rajoy se queda con un 3.69, 2 centésimas menos que en la última encuesta, y con peor valoración que líderes como Duran i Lleida, Llamazares, o Paulino Rivero.